Web Zarco

Mota del Cuervo

Tablón de AnunciosTablón de Anuncios
Mensajes a móvilesMensajes a móviles
PAZPAZ
S.O.S.S.O.S.
SKA-PSKA-P
El Rincón EcologistaEl Rincón Ecologista
Mundo CeltaMundo Celta
OcioOcio
Todo para tus viajesTodo para tus viajes
Una partidita de MUSUna partidita de MUS
OrganismosOrganismos
UniversidadesUniversidades
Bancos y CajasBancos y Cajas
DiariosDiarios
BuscadoresBuscadores


Autor: Gustavo Zarco

Mota del Cuervo Web Zarco
Mundo Celta

- Costumbres -

     Las mujeres celtas eran muy aseadas, se lavaban varias veces al día, cosa que no hacían ni las mujeres romanas. Además de lavarse a menudo se recogían el pelo en trenzas, y se adornaban mucho.

     Eran muy abiertas, debido a su frecuente trato con los hombres. Manejaban las armas desde niñas y trabajaban tanto o más que los hombres.

     Hubo un tiempo, durante la existencia de la cultura celta, de cortar las cabezas de sus enemigos, embalsamándola para que se conservara.Había tribus en las que la iniciación de los jóvenes guerreros consistía en salir del poblado y volver con una cabeza humana.

     Para un celta, la cabeza es el recinto del alma, por lo que pensaban que parte de esa inmortalidad del alma pasaba al poseedor de la cabeza cortada.

     Un celta no temía a la muerte, por lo que en la batalla eran arrasadores. Su protección se limitaba a un escudo, una espada y un torque o collar de cuello.

     Si se despojaba a un guerrero de su torque, se consideraba vencido, aunque siguiera armado.

     Para confirmar las alianzas entre tribus, los jefes bebían gotas de sangre que brotaban de cortes que se hacían en los brazos.

     Para los celtas era muy importante el don. Consistía la mayor parte de las veces en empresas o servicios en los que se corría peligro de muerte. Así, una persona pedía a otra un don y se le debía conceder, no obstante, si luego no lo cumplía, podía disponer para cualquier cosa de aquél que no cumplió el don concedido.

     En un principio, los celtas hacían sus enterramientos en fosas. Pensaban que tras la muerte había un banquete de reconciliación, por lo que solían enterrar con los difuntos, litros de hidromiel (vino dulce) y asados, incluso con carros y joyas.

     Después cambió el ritual del enterramiento en fosas por la de colocar a los cadáveres en zonas altas hasta que se descomponían, después enterraban los esqueletos en fosas.

     No hay que olvidar la costumbre más asociada al pueblo celta: su afición a la comida y a la bebida. Se decía que llegaban a realizar banquetes que duraban varios días, en los que se servían cerdo cocido, buey, vaca, venados, truchas, miel, queso, leche, hidromiel, vino y cerveza.

     Se formaba un circulo alrededor de la hoguera y los manjares. Se sentaban en el suelo sobre pieles de animales. El invitado más ilustre ocupaba el lugar de honor y a su lado el anfitrión de la fiesta, luego, respetando las jerarquías, se iban colocando los demás participantes, de tal forma que el más alejado del anfitrión era el de menor categoría. Lo normal era comer con los dedos.

     Los servidores se ocupaban de que no faltara de nada. Los bardos entonaban canciones acompañados de sus liras.

     Al llegar la noche, dormían sobre las mismas pieles que les habían servido de asiento.



[WEB_ZARCO] [MOTA_DEL_CUERVO] [TABLÓN] [MENSAJE_MóVIL] [POR_LA PAZ] [S.O.S.] [SKA-P] [ECOLOGíA] [MUNDO_CELTA] [OCIO] [VIAJAR] [MUS] [ORGANISMOS] [UNIVERSIDADES] [BANCOS] [BUSCADORES]
Esta página contiene sonido MIDI. Su navegador no reproducirá el sonido.